jueves, 27 de octubre de 2016

6 Consejos para ahorrar calefacción

¡Hola! Hoy te traemos 6 consejos para ahorrar calefacción. Es una de las energías más costosas que podemos utilizar en casa, y en invierno sobre todo, nos llegan facturas bastante elevadas. Sigue estos consejos si quieres que éste invierno sea diferente en éste aspecto...¡Toma nota!:




6 Consejos para ahorrar calefacción


1-Ajusta la temperatura:

Sea el sistema que sea que tengas de calefacción, lo primero que tienes que hacer es poner el termostato a la temperatura más ajustada posible (para que estés cómodo/a en casa, pero evitando ponerlo a temperatura muy elevada)Incluso bajarlo un poquito más durante la noche.

Una temperatura media buena es entorno a los 22ºC.
Ajustar la temperatura es muy importante a la hora de ahorrar en tu factura, ya sea gas, gasoil, electricidad...







2-Buen mantenimiento:

Limpiar o reemplazar los filtros, o cambiar las piezas necesarias para su buen funcionamiento es imprescindible.Un correcto funcionamiento de tu caldera, radiador, etc, te ahorrará bastante dinero.

Consejo profesional: No escatimes en las revisiones anuales, porque evitan el poder tener averías mucho más costosas en un futuro no muy lejano, y además tu seguridad y la de tu familia es lo más importante.


7 consejos para ahorrar calefacción



3-Aislar bien la vivienda:

Un ahorro importante que vas a tener seguro en calefacción es si la vivienda está bien aislada del frío. Las ventanas y puertas deben estar bien selladas con burletes, contraventanas... que no se filtre el aire frío del exterior.





4-Eliminar el aire del interior de los radiadores:

Ésta es una tarea bastante importante para que los radiadores calienten correctamente. Una o 2 veces por temporada. La forma de hacerlo varía un poco en función del modelo de radiador. Si no estás seguro/a de cómo hacerlo con total seguridad, contacta con un profesional para que te ayude.




5- Cierra los radiadores que no vayas a usar:

Hay radiadores que no son imprescindibles tener activos, como por ejemplo: El de la cocina, baño... Ciérralos. Otra opción es instalar en éstas zonas de la casa calefactores de bajo consumo.

6- Juega con el sol:

Aunque en invierno hace frío, los días de sol, sube las persianas y abre las cortinas para que el sol "entre" durante el día a través de los cristales para que caliente las habitaciones. Se nota bastante.
Después por la noche no te olvides de bajarlas a modo de aislante.